IDENTIDAD

La arquitectura es reflejo de la sociedad en que está inserta y del momento histórico en que es producida. Nuestros proyectos proponen evitar la arquitectura autónoma, entendida como resultado de un sistema de ideas cerrado que ignora las relaciones arquitectura-historia-sociedad, entendiéndola, por el contrario, como un lenguaje, en tanto comunica, es decir que tiene significaciones sociales, producto de un proceso dialéctico de producción simbólica. En este sentido es esencial pensar y repensar el espacio urbano, desde el espacio público.
Pero el modo arquitectónico de responder a una necesidad es variable. No toda necesidad tiene la misma respuesta, ni a igual necesidad corresponde la misma respuesta, sino que el proyecto es un proceso complejo. Es necesario tener en cuenta a la sociedad toda, de tal modo que la respuesta espacial, la respuesta social y muchas otras respuestas a las necesidades de todos, le dan al concepto de arquitectura una concepción de totalidad, entendiendo por esto a la totalidad de la sociedad.
Por eso buscamos, en el contexto actual, crear intervenciones donde el hombre, como parte de ese ambiente que proyectamos, sea el destinatario central de todo nuestro accionar. Pensar en el hombre y su calidad de vida implica pensarlo como ciudadano, sujeto de derecho, en su hábitat, que difiere en cada caso, emergiendo diferentes identidades culturales que debemos respetar para contextualizar cada obra.

 
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now